Mariana Bunimov

© Mariana Bunimov

Conversación entre Alfred Wenemoser y Mariana Bunimov

Fantoche - Colección Mercantil

AW: ¿Cuántos dedos tienes en una mano? MB: Cinco AW: ¿En dos manos? MB: Diez AW: ¿En diez manos? MB: 50. AW: Vamos a asumir papeles… Yo voy a ser el fantoche curador entrevistador, t. vas a ser el fantoche artista… como un psicoanálisis… MB: Llevo más de diez años de…

Jungles

Jungles - Henrique Faria, New York

A noun, cambur, is the seed of this ensemble of seven paintings. Cambur is the word for banana in Venezuela, Mariana Bunimov’s country of origin. The word is charged with memories for her. It designates a childhood treat, the mental imprint of a flavor, associated with a color: a bright yellow that saturates the environment, asserting the abundance of tropical nature. In her Parisian studio, it sounds like a secret (an enigma) and the call of exoticism: a kind of personal talisman…

La beauté sera CONVULSIVE

La beauté sera CONVULSIVE - Galerie Michel Rein, Paris, France

« The world depicted by Mariana Bunimov, born in Caracas (Venezuela) in 1972, puts her interlocutor in the middle of a crossroads where, with no hierarchy or apparent connection, thousands of images hailing as much from her imagination as from her daily round cross paths.

Hunting and Gathering

Gatherings, Henrique Faria Fine Art, New York, USA

Much like our ancient ancestors, Venezuelan artist Mariana Bunimov is a hunter-gatherer. Moving about in the somewhat untamed world of objects and images, Bunimov reacts primally, foraging through the wilderness, pulling things into herself, stockpiling what she needs—and more—for the long, cold winter of her consciousness.

Arte y Cocina (IV)

Los Olvidados (Cocina)

Existen tipos de acciones, comúnmente llamadas performance y happening, que se oponen a las artes tradicionales de la pintura y la escultura por el hecho de que la obra no está basada en el objeto sino en el artista y sus actos. Algunas veces se hace recaer dicha acción sobre el público, pasando así del rol pasivo de espectador a la acción directa sobre el objeto dejado en el lugar de la exposición, ocurriendo muchas veces situaciones inesperadas.

¿Qué hacer con los recuerdos?

Los Olvidados, 2010 Faría Fábregas Galería, Caracas, Venezuela

¿Es el arte el mejor lugar en donde poner los recuerdos?, sería, más precisamente, la pregunta que me asalta con el nuevo cuerpo de obra de Mariana Bunimov. Hay ante todo un lenguaje singular, si bien poco ortodoxo, continuación de una investigación sobre problemas tan reiterados en su trabajo como la pregunta por la forma que adquieren las cosas y las situaciones gracias a la tensión psicológica generada por el deseo y las fantasías.

La Señora Lumpuy o la moral del juguete

La Sra. Lumpuy o la Moral del Juguete, cur. Julieta González, Museo Alejandro Otero, Caracas, Venezuela

La primera infancia es territorio de los juguetes de los “recuerdos protegidos”, de las escenas primordiales. Es también la etapa de nuestras vidas en la que pasamos más tiempo en nuestro hogar, al abrigo del mundo exterior. Durante la infancia definimos nuestra personalidad, tenemos nuestras primeras percepciones acerca de quiénes somos y que somos.